La OMS recomienda ofrecer tratamiento Antirretroviral en el plazo de siete días tras el Diagnóstico

18 de Septiembre, 2017

Durante la IX Conferencia sobre la Ciencia del VIH de la Sociedad Internacional del Sida (IAS, en sus siglas en inglés) –que se clausura esta tarde en París–, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado sus Directrices para el manejo de la enfermedad por el VIH avanzada y para el inicio rápido de la terapia antirretroviral. De acuerdo con esta guía, a cualquier persona diagnosticada de infección por el VIH se le debería ofrecer la opción de iniciar el tratamiento antirretroviral en el plazo de siete días tras el diagnóstico y cualquier paciente que se sienta preparado debería tener la opción de iniciar la terapia el mismo día del diagnóstico.

En ambos casos, la recomendación de la OMS tiene la categoría de fuerte y la evidencia científica que la sustenta se basa en los hallazgos de un estudio llevado a cabo en Haití que mostró que las personas que inician el tratamiento antirretroviral el mismo día que reciben el diagnóstico del VIH tienen más probabilidades de no desvincularse de la atención especializada y de tener la carga viral indetectable un año después.

Sin embargo, durante la IAS 2017, se han presentado dos estudios que ponen de manifiesto la necesidad de preparar mejor a aquellos pacientes que van a iniciar el tratamiento inmediatamente después del diagnóstico. Ambos estudios evidencian también la necesidad de contar con herramientas específicas que permitan identificar a aquellos pacientes que podrían tener dificultades para tomar el tratamiento incluso cuando estos aceptan iniciarlo rápidamente.

Un estudio llevado a cabo en Uganda ha hallado que las personas que iniciaron el tratamiento antirretroviral el mismo día que recibieron el diagnóstico de VIH tuvieron dos veces y media más de probabilidades de desvincularse del seguimiento clínico en el transcurso del año tras el inicio del tratamiento en comparación con aquellos pacientes que iniciaron la terapia días o semanas después del diagnóstico. Además, el estudio halló que, una vez los pacientes han estado tomando tratamiento antirretroviral durante, como mínimo, un mes, su riesgo de desvincularse de la atención especializada cae de manera brusca, y que tener un teléfono móvil también disminuyó de manera importante el riesgo de pérdida del seguimiento.

Otro estudio llevado a cabo en Ciudad del Cabo (Suráfrica) puso de manifiesto que la predisposición del paciente a iniciar el tratamiento de forma inmediata se asoció con tener un mayor conocimiento sobre la terapia antirretroviral y con conocer a alguna persona con el VIH que ya hubiera tomado tratamiento y hubiera experimentado los beneficios positivos que tiene sobre la salud. Las personas que se sorprendieron al recibir su diagnóstico o aquellas que se sentían sanas tuvieron un 55% menos de probabilidades de considerarse predispuestas y motivadas para iniciar el tratamiento.