Pacientes de VIH recurren al mercado negro para sobrevivir

06 de Junio, 2017

 

La escasez de medicamentos antirretrovirales obliga a los pacientes de VIH a comprarlos en el mercado negro. Esteban Colina, director general de Amavida, recordó que las personas con dinero podrán adquirir las medicinas, pero quienes no posean recursos irán progresivamente a la muerte. Dijo que el complera, uno de los medicamentos, lo venden laboratorios internacionales en 700 dólares el frasco, lo que hace "inalcanzable" para algunos venezolanos.

Responsabilizó al Ministerio para Salud de la carencia y explicó que solo ellos pueden comprar los antirretrovirales. Indicó que es imposible que una persona común los adquiera porque no hay quien los venda en Venezuela, debido a esto la cartera responsable de su importación los compra a través del Fondo Estratégico de las Naciones Unidas y de la Organización Panamericana de la Salud.

Colina lamentó que las personas de bajos recursos deban resignarse a esperar que el Estado compre los antirretrovirales. Dijo que muchos pacientes en el país deben comprar en el mercado negro. Explicó que este mercado nace cuando familiares de personas fallecidas con VIH venden a un alto costo los medicamentos, agregó que algunos los pasan para Colombia para venderlos más caros.

Sala de enfermedades

La sala de consultas del ambulatorio Francisco Gómez Padrón, conocida como la antigua unidad de Sanidad, atiende a cuatro mil de los seis mil pacientes con VIH en la región y tiene más de un año cerrada, deteriorada y "sumergida en el olvido" del Sistema de Regional de Salud.

Los aires acondicionados y los cables de electricidad se los robaron hace ocho meses en presencia de los milicianos. Los baños están llenos de excremento, los lavamanos no sirven, los inodoros no se pueden utilizar y el olor "repugna con solo abrir la puerta".

Los enfermos no tienen consulta desde hace más de un año y se conforman con recibir un récipe para buscar las medicinas en el mercado negro. Domingo Carrizo, coordinador regional del Programa VIH-Sida-ITS, explicó que cuando un paciente deja de recibir el tratamiento, el virus se reproduce y se destruyen las células de defensa del organismo. Agregó que esto ayuda al nacimiento de enfermedades inoportunas como la diarrea, tuberculosis, neumonía y toxoplasmosis.

Condenó que los exámenes de control que se hacían en el Hospital General del Sur, para ver cómo avanzaba el virus dentro del organismo y para prevenir el nacimiento de bebés con VIH, hoy no se realizan. Lamentó que escaseen los medicamentos en jarabe para los niños y agregó que los pacientes están "desesperados porque pueden recaer e ir progresivamente a la muerte".

Colina hizo un llamado a Ríchard Hill, secretario de Salud del estado Zulia, y al gobernador Francisco Arias Cárdenas para que arreglen la sala de consulta y para que ayuden a los pacientes con los medicamentos antirretrovirales. Pidió que ayuden a los pacientes que están desesperados por seguir el tratamiento.

 

Medicamentos escasos desde hace dos meses en Maracaibo son:

Complera

Viraday

Reyataz

Pirimetamina

Anfotericina B